La mitad de las instituciones de educación superior no está acreditada. Peor: 2 de cada 3 carreras no están acreditadas y representan el 44% de la matrícula. En el nivel superior hoy no se garantiza el derecho a una educación de calidad.

El rol de un sistema de acreditación es asegurar de verdad la calidad. Por ello, debe ser obligatorio para todas las instituciones y gradualmente para todas las carreras. Esta labor debe ser realizada por una agencia estatal autónoma dotada de capacidades y recursos técnicos para este fin.

Esta agencia debe trabajar junto a las instituciones de educación superior en la definición de estándares que permitan el desarrollo de las IES en todas sus dimensiones. Además, debe considerar como obligatoria la nivelación de competencias y habilidades para estudiantes con más desventajas.

Finalmente, proponemos que la categoría de “universidad” sea de uso exclusivo para las instituciones que cumplan con un elevado nivel de acreditación —5 años en el sistema actual—, incluyendo las dimensiones Investigación y Vinculación con el Medio. Cumplidos estos requisitos y previa solicitud al Consejo Nacional de Educación (CNED), las instituciones podrán llamarse Universidad o Universidad Politécnica, según corresponda.

¿Te gustó esta propuesta? Compártela en tus redes

Leave a Reply