El Modelo por Competencias en la Educación

Modelo por Competencias en la Educación

El modelo de competencias inicialmente solo se enfocaba en «saber hacer», es decir, tener ciertos conocimientos profesionales para cumplir tal o cual función o tarea, por lo que cuenta con calificaciones específicas.

Con el desarrollo del país y el avance de la información y las nuevas tecnologías, ya no solo es necesario tener un conocimiento específico de determinadas actividades o industrias, sino también «saber actuar». Esto se refiere más a tener otro tipo de capacidades. Asociado a las habilidades blandas, esto promueve profesionales integrados que están preparados para el mercado laboral en constante cambio.

Esta modificación del paradigma de la capacidad laboral también produce una sociedad más positiva, pues tener las habilidades para fortalecer el trabajo en equipo, la comunicación, el trabajo interdisciplinario, la tolerancia, etc., no solo ayudará a ser un futuro profesional, sino que también ayudará a ser mejor personas.

En Chile, el Ministerio de Educación (MINEDUC) «realizó una reforma curricular para la Educación Secundaria Técnica y Profesional (EMTP). Es esta reforma la que combina el modelo de formación por competencias, revelando cursos modulares y modulares como las opciones de cursos más comunes. Modelos. En 2001, de acuerdo con el Decreto No. 27 de 2001, el MINEDUC impartió cursos modulares para 46 carreras de EMTP”.

La composición del concepto de «capacidad para trabajar» proporciona una distinción interesante entre la comprensión de «calificación» y «capacidad». Si bien las calificaciones se entienden como un conjunto de conocimientos y habilidades adquiridos por un individuo en el proceso de socialización y formación, la competencia solo se refiere a ciertos aspectos del acervo de conocimientos y habilidades: aquellos aspectos que son necesarios para lograr un resultado específico. Un cierto período de tiempo. Condición. La capacidad real de lograr una meta o resultar en una situación específica. Por tanto, el último concepto revela el resultado de acciones diseñadas para tal fin. «

Rol docente en el Modelo por Competencias

En lo que respecta a esta reforma curricular, el papel de los docentes se ha vuelto muy importante en el proceso de aprendizaje y enseñanza de las habilidades.

En la Revista Universitaria RUTA 2014, Ignacio Quezada, autor de la Universidad de Talca, reveló el modelo de educación por competencias y su impacto en la planificación estratégica. En este artículo, estableció doce dimensiones relevantes para que los docentes puedan cumplir con este tipo de La formación se mantiene de manera consistente. El más relevante de estos es que encontramos:

Gestionar el progreso del aprendizaje, apoyar sistemáticamente el progreso de los estudiantes en el proceso de aprendizaje, identificar cuándo se diferencian de las expectativas e implementar las acciones necesarias para optimizarlas.

Aplicar estrategias de enseñanza de acuerdo con los aprendizajes y habilidades que quiere que desarrollen los estudiantes. Esta acción significa percibir y reconocer que cada alumno es único, por lo que aprende utilizando diferentes estrategias, diferentes ritmos y estímulos.

Enseñe y motive a sus alumnos a trabajar de forma personal y colaborativa. También se espera que los maestros creen situaciones de aprendizaje en las que los estudiantes tengan la oportunidad de aprender a hacer preguntas y resolver problemas en equipo o con otros (parejas) para poner en práctica las habilidades sociales relevantes. Actitud de trabajo y disciplina de comunicación y colaboración.

Se evaluará la realización de la capacidad orientada a la evaluación. Los docentes tenderán a diseñar un sistema de evaluación que sea consistente con el proceso de enseñanza y aprendizaje, de manera que el alumno determine claramente lo que quiere aprender, le dé el sentido de aprender y le brinde una visión de su progreso. Estos progresan con otros, y usted sabe el nivel de logro que logró durante el proceso de capacitación.

Los docentes deben realizar diferentes tipos de evaluaciones en momentos clave del track, como comprender el nivel de entrada de sus módulos (diagnóstico), el estado de avance del proceso (formato) y la finalización (resumen) o verificación del logro prometido. Del mismo modo, los profesores deben estimular la evaluación y la autoevaluación comunes de los estudiantes.

Finalmente, ayude a sus estudiantes a participar en su aprendizaje. Esto significa tomar medidas para responsabilizar a los estudiantes de su proceso de aprendizaje como protagonistas y beneficiarios finales.

Si necesita más información sobre este tema, le proporcionaremos un enlace al libro del MINEDUC, una guía para la gestión e implementación de nuevos cursos de educación secundaria técnica y profesional, que está diseñada para apoyar a los docentes en la comprensión de lo anterior.

¿Cuá es la situación en Latinoamérica?

En el Perú, según el blog especializado en la educación del Perú (SIAGIE), tenemos sobre el enfoque por competencias: “Esto acabará con la práctica de aprender tonterías. Los métodos de competencia no solo se enfocan en la acumulación de conocimiento, sino que también se enfocan en la aplicación del conocimiento en la vida real. Se trata de desarrollar habilidades y destrezas para que los estudiantes puedan comunicarse en su vida diaria, resolver problemas y enfrentar todos los desafíos que se nos presentan en el día a día. Necesitamos herramientas para enfrentarlos.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *